¿A qué velocidad va un avión?

Las aeronaves y su funcionamiento pueden generar muchas dudas: ¿A qué velocidad va un avión? ¿Cómo vuelan? ¿Cuál es la máxima velocidad que pueden alcanzar? Desde EAC queremos ir resolviendo todas las preguntas y dudas que pueden surgir ante el vuelo de un avión y su funcionamiento en general. Muy probablemente no nos va a caber todo en un artículo de blog, pero vamos a intentarlo.

 

Lo primero que debemos saber es que la velocidad es un elemento imprescindible para que un avión pueda volar, junto a la aerodinámica. Si la aeronave no avanza con cierta rapidez, es imposible que un aparato de más de 200 toneladas pueda levantarse y luego mantenerse en el aire. Esta velocidad aerodinámica se mide con el anemómetro, un instrumento que indica los nudos (kts) o las millas por hora (mph) a las que avanza en avión.

 

Además, son muchos los factores que pueden afectar la velocidad a la que se mueve un avión y que, por lo tanto, deben tenerse en cuenta. Hablamos principalmente del viento (que es determinante para planificar rutas y calcular combustible), el trayecto, el peso de la aeronave, etc. 

 

De hecho, esto es tan importante porque, si por ejemplo el avión está desplazándose a una velocidad indicada de 100 nudos, pero tiene viento en cara también de 100 nudos, la velocidad respecto al suelo será de 0. En cambio, si en lugar de tener 100 nudos de viento en cara los tiene de viento en cola, la velocidad del avión respecto al suelo será de 200 nudos.

 

Por eso es muy importante que un piloto de avión tenga una buena formación y unas horas de vuelo a sus espaldas, que le permitan trabajar correctamente teniendo en cuenta los efectos del viento y otros factores climáticos o externos.

Velocidad del avión en las distintas fases de un vuelo

Una vez entendido por qué es importante la velocidad a la que va un avión, qué factores pueden influir y cómo se mide, vamos a ver exactamente lo rápido que va una aeronave en cada fase de un vuelo. Siempre refiriéndonos a aviones comerciales.

Velocidad para el despegue

Como sabrás, para que un avión alce el vuelo, es imprescindible una carrera previa por la pista. Esta carrera debe alcanzar la velocidad necesaria para dar el impulso imprescindible y que la aeronave pueda despegar. 

 

Antes de iniciar esta carrera previa, el avión debe rodar hasta alcanzar la posición correcta en la pista de despegue. Es también lo que hará después de aterrizar, para salir de la pista y llegar hasta la ubicación indicada para que los pasajeros puedan desembarcar. Estos trayectos suelen hacerse a un máximo de 60 km/h y un mínimo de 35 km/h.

 

La velocidad en la carrera de despegue para un avión comercial suele situarse entre los 250 y los 300 km/h. Por supuesto, a lo largo de esta carrera, la aeronave se mueve y avanza a distintas velocidades en función de las necesidades de cada momento, para garantizar un despegue seguro.

 

Por ejemplo, existe la velocidad de despegue (VR), que marca cuando el avión debe alzar el vuelo; o la velocidad de mejor ángulo de ascenso (Vx), que es la que permite ganar altitud con más rapidez.

Velocidad de vuelo

A la velocidad de vuelo podemos llamarla también velocidad de crucero. Los vuelos comerciales avanzan, de media, a una velocidad de entre 860 km/h y 933 km/h. Eso sí, existen modelos de Airbus y Boeing que pueden llegar a superar los 1.000 km/h.

 

Esta velocidad no llega, por supuesto, a alcanzar la barrera del sonido, que se encuentra en los 1.234 km/h, que suelen ser aeronaves especiales de fuerzas aéreas.

Velocidad de aterrizaje

Ya solo nos queda saber a qué velocidad aterriza un avión. La primera fase, conocida como maniobra de aproximación, se hace a unos 380 km/h de promedio. Es decir, la aeronave debe pasar de velocidad de crucero a menos de 400 km/h en unos 5 minutos, aproximadamente.

 

Finalizada esta primera etapa, empieza la trayectoria de descenso. En este momento, la velocidad debe reducirse todavía más para que el avión pueda tocar suelo de forma segura, hasta los 240 – 250 km/h.

 

Por supuesto, estas velocidades pueden variar también en función del tipo de avión, de sus características principales, de factores climáticos, etc. 

 

En definitiva, la pregunta “¿a qué velocidad va un avión?” tendrá una respuesta diferente en función de la fase del vuelo de la aeronave, y en este artículo te las damos todas.