Consejos de las azafatas para un viaje mucho más agradable

21105427_493006764392972_8945412172859590920_nPara los auxiliares de vuelo viajar es una segunda vida.  Largas horas de pie, cambios de presión o trastornos del sueño a causa del jet lag hacen que este colectivo profesional pueda padecer una serie de enfermedades que deben saber prevenir. La población en general también utiliza cada vez más el avión para desplazarse con motivo de reunirse con familiares o amigos, para viajar en vacaciones o incluso para comenzar una nueva vida en otro país.
¿Quién mejor los auxiliares de vuelo para aconsejarnos sobre cómo pasar un trayecto aéreo, sobre todo si es largo, en las mejores condiciones?
Aprovecha al máximo el espacio de tu equipaje
Si no quieres pagar un plus inesperado cuando vayas a facturar tu equipaje debes tener mucho cuidado con el peso y la dimensión de tu maleta.
En cuanto al equipaje de mano el peso permitido suele ser de 23 kg y algunas aerolíneas lo están reduciendo a 20 kg.
Por eso es más importante que nunca ser inteligente a la hora de preparar tu equipaje.
Antes de viajar, llama al hotel en el que te vayas a hospedar y comprueba si tienen lavadora y secadora. Si es así, es suficiente con llevar algunas pastillas de detergente en la maleta, nos comenta una azafata. De esta forma podrás llevar menos ropa y aprovechar el espacio sobrante de tu maleta para otras cosas que necesites o para traer regalos y souvenires en el viaje de vuelta. Mi truco favorito para reducir el equipaje es enrollar la ropa en lugar de doblarla. Con frecuencia tengo que estar días o semanas fuera de casa y es la mejor forma para poder llevar todo lo que necesito nos cuenta otra tripulante de cabina. En estos videos se muestra la mejor forma de llevar a cabo este método con camisetas y pantalones.

 

 

 

 

 

 
Mantén una alimentación adecuada antes del vuelo
En los viajes en avión los problemas digestivos son habituales por los cambios de presión. Los ascensos y descensos del avión producen que los
conductos del aparato digestivo se hinchen y deshinchen. Por este motivo no es nada recomendable comer frutas y cualquier tipo de alimento poco digestivo, como verduras crudas o café.
Evita el jet lag
El jet lag es un desajuste temporal de las funciones del cuerpo humano tras un largo viaje en avión. Cuando vayamos a viajar a un país con un huso
horario muy distinto al nuestro, lo mejor es prepararse psicológicamente desde el principio. En cuanto aterrices en el aeropuerto, pon la hora local en tu reloj y empieza a acercar, dentro de lo posible, y de forma progresiva las horas de las comidas en el avión y las horas de sueño a dicho horario.Lo que me ayuda a dormir es establecer un ritual antes de acostarme. Dejo de usar cualquier aparato electrónico una hora antes de ir a la cama. Me tomo
un vaso de leche y leo un rato. Normalmente, con eso es suficiente, pero si tras un rato no consigo dormirme, me levanto, me pongo a hacer cualquier cosa, y al rato lo intento de nuevo, nos comenta otra azafata acostumbrada a este tipos de viajes.

Protege tus oídos 
Intenta no volar si padeces un resfriado muy fuerte. Esto puede dañar los tímpanos y provocar pérdida de audición. Me ocurrió una vez y pasé una semana entera con mucho dolor y sin poder oír bien, nos relata otro asistente de vuelo. Una buena forma de prevenir estos casos es utilizar la maniobra de Val salva que se enseña en los cursos de buceo para compensar los oídos y evitar barotraumas. Consiste en taponar la nariz con los dedos, cerrar la boca e intentar exhalar con fuerza.
Cuidado con los resfriados
El fuselaje de un avión puede llegar a enfriarse mucho, ya que vuela a 10.000 metros de altitud. Si estamos en verano y venimos al avión con pantalones cortos y sandalias es posible que podamos coger un resfriado durante el viaje.

Deja un mensaje